​El entrenador de la selección de futbol iraní, un aficionado a la lectura

 
Publish Date : Wednesday 20 September 2017 - 12:40
 
 
El entrenador del equipo nacional de fútbol de Irán, el portugués Carlos Queiroz, es un aficionado a la lectura de manera que según mantiene su traductor Arian Wasemi, dedica al menos tres horas a la lectura diaria incluso en las peores circunstancias.
 
En declaraciones a IBNA y al expresar su contento por estar trabajando al lado del seleccionador del combinado nacional iraní como traductor, dijo Arian Qasemi que se trata de una experiencia placentera ya que le proporciona una oportunidad para aprovechar el amplio y sin par conocimiento que tiene Queiroz como un experto y técnico cuya ciencia – según subrayó - va más allá del campo de fútbol y el deporte.
 
Hablando de Queiroz dijo que como persona presta una gran atención a los detalles aunque resaltó que al lado de Queiroz todo se convierte en un placer pues se trata de cierto proceso de aprendizaje para él.
 
Señalando que trabajar al lado del entrenador de la selección iraní es un honor, hizo alusión a la afición de Queiroz a la lectura y al respecto explicó: tengo que confesar que personalmente me veo influenciada por el entusiasmo que él siente por la lectura, de manera que ahora leo más que antes; Queiroz es un amante de la lectura y puedo decir que dedica al menos tres horas a la lectura cada día.
 
Acerca de las lecturas preferidas de Queiroz dijo que lee de todo aunque resaltó su interés por la lectura de obras de la literatura de Irán a través de las versiones traducidas al inglés de las mismas por lo que añadió que se atreve a decir que no ha visto a nadie tan enamorado de los libros y de la lectura.
 
Quién llegó a dar explicaciones acerca de su trabajo como traductor de un entrenador de futbol y tras hacer alusión a la diferencia de su labor con la de un traductor que se dedica a la traducción literaria detalló: son muy diferentes pero creo que los traductores deportivos hacemos los dos trabajos a la misma vez ya que el nuestro abarca también la traducción de cartas, peticiones y demandas; es posible que este tipo de trabajo no sea del mismo valor que la traducción de una obra literaria pero seguro que tiene sus propias dificultades.
 
Para detallar más explicó que el trabajo de un intérprete simultáneo necesita mucha concentración y dijo que quien se dedica a este tipo de traducción debe ser muy hábil en la transmisión de las palabras del orador de manera rápida y con fidelidad.
 
Siendo él mismo un traductor, expresó su deseo de desempeñarse también como traductor de libros, en su caso en relación con el deporte u obras literarias, tanto del persa a otros idiomas como viceversa. 

 
Share/Save/Bookmark
Código de noticia: 252159